Los años 60 supusieron una revolución para la pequeña de las pitusas. Una isla que hasta el momento había estado aislada del mundo exterior experimentaría la llegada de hippies de alrededor de todo el mundo. En pocos años se convertiría en parada obligatoria cada verano por muchos de ellos. Se cuentan historias realmente divertidas de esta época, donde las fiestas de luna llena y los conciertos improvisados en la Fonda Pepe en SantFerran eran los puntos neurálgicos de reunión.

Si pensamos en los peludos o peluts – cómo los bautizaron los locales – no podemos imaginarnos otra imagen que largas melenas al viento llenas de rastas y coronas de flores en un Citroën mehari. Este modelo de Citroën se fabricó entre 1968 y 1988, por lo que es casi una pieza de coleccionismo. Quedan pocas unidades, por lo que nuestros meharis están cariñosamente reconstruidos y cuidados para poder disfrutar como el primer día.

El mehari es un coche nacido para la diversión, para sentirse libre y reconectar con el alma hippie que sigue presente en Formentera. Sentir la brisa del mar mientras conduces un vehículo tan particular te hará evadirte totalmente y vivir una experiencia que te hará olvidar por completo del uso que haces a diario del coche para cumplir con la rutina.

Tiene cinco plazas y almacenamiento trasero que te permitirán disfrutar tanto en familia como con amigos. Te acompañará a cualquier punto de la isla y te permitirá sacar las mejores instantáneas de la isla. ¿Quién no quiere una foto en un mehari delante del faro de Es Cap de Barberia?

¡Si quieres sentirte como en el primer hit de Estrella Damm y hacer de tu estancia una aventura realmente especial no puedes perder la ocasión de disfrutar de un alquiler de mehari en Formentera